Cuatro menores sufren una ablación durante sus vacaciones en Malí

Cuatro hermanas menores de edad y residentes en el País Vasco fueron víctimas de la ablación del clítoris en un reciente viaje de vacaciones a Mali, el país de origen de sus padres. La Fiscalía de Menores del País Vasco está investigando los hechos tras la denuncia de la mayor de las hermanas, de sólo 14 años, a una trabajadora social. Los responsables de la mutilación genital de las pequeñas habrían sido sus abuelos.

En Mali, el país de origen de las cuatro hermanas, el 98% de las mujeres sufren la mutilación del clítoris, por lo que los viajes de vacaciones son un riesgo para estas niñas. Y así sucedió en este caso.14400975896872

Fue la mayor de las cuatro hermanas, que cuenta apenas con 14 años, la que denunció a una trabajadora social lo que le había ocurrido en sus últimas vacaciones. Según la Fiscalía de Menores del País Vasco, los abuelos maternos de las niñas habrían aprovechado este viaje de la familia a su país de origen para someterles a la mutilación de parte de sus genitales.

Esta práctica, lejos de ser un delito en Mali como lo es en España, es una costumbre y en ocasiones hasta una fiesta para simbolizar el paso de niña a mujer. Los responsables de los hechos, probados por un forense, han sido los abuelos

La adolescente mostró también a la trabajadora social la sospecha de que sus tres hermanas menores habrían pasado por el mismo mal trago. Un médico forense examinó tanto a la denunciante como a las otras niñas y halló evidencias objetivas de que efectivamente las cuatro menores habían sido víctimas de la ablación clitoriana.

Los médicos españoles pedirán a las familias extranjeras procedentes de países en los que se practica la ablación, principalmente de África subsahariana, que se comprometan por escrito a no someter a sus hijas a esta mutilación cuando viajen a sus lugares de origen. Si los padres no firman, podrán comunicarlo a los servicios de protección de menores y a la fiscalía para que estudien actuaciones cautelares. Esta es una de las principales medidas incluidas en el protocolo que el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas aprobarán para detectar, tratar y prevenir la mutilación genital femenina.

El documento recoge tanto medidas terapéuticas como preventivas. Por un lado, explica todas las secuelas físicas que puede causar la ablación y cómo actuar ante ellas (por ejemplo, durante un parto) y, por otro, qué debe hacerse cuando aparece un caso de riesgo. “Es el primer protocolo común contra la ablación que se aprueba en España, y lo hemos considerado necesario porque la inmigración ha hecho que este problema ya no sea exclusivo de África. Aquí, también existe y estamos obligados, como manda la ONU, a visibilizar y actuar contra cualquier forma de violencia contra la mujer”, destaca Blanca Hernández, delegada del Gobierno para la Violencia de Género. En España, la mutilación femenina se considera un delito de lesiones desde 2003.

Unas 17.000 niñas de 0 a 14 años residentes en España están en riesgo de ser sometidas a la ablación, sobre todo cuando visitan sus países de origen, según el documento. Es el dato más aproximado que puede hacerse sobre la incidencia de esta práctica. “Es un tema tabú, las mujeres no quieren hablar de ello, por eso solo un profesional sanitario puede constatar si hay mutilación con una exploración. Pero no hay ningún registro médico en el mundo que recoja el dato real de mujeres mutiladas, por lo que solo podemos cifrar la población de riesgo”, señala Julia Pérez, directora de la Unión de Asociaciones Familiares (Unaf), una organización que ha colaborado en la elaboración del documento. “Por eso es importante este protocolo. Sobre todo, porque se centra en el ámbito sanitario, que es donde se puede hacer un registro de cada caso y trabajar directamente en la prevención”, añade Pérez.

 

Parricidios en España desde 2010

parricidio

El asesinato de un hijo/a dificilmente se llega a superar:

  • Para pasar el duelo, es clave empezar cuanto antes una terapia psicológica

  • Una de las claves es tratar el sentimiento de culpa que  a veces sufren las víctimas

  • Es importante que la fiscalía tenga en cuenta el daño psicológico de las víctimas

El Mundo recoge los parricidios ocurridos en España en los últimos 5 años a los que he añadido alguno más:

17 de octubre de 2010
Hallan muertos en su casa de Tarragona a una mujer marroquí y a sus dos hijos, de 2 y 6 años, apuñalados y en avanzado estado de descomposición, presuntamente asesinados por el marido, que tenía una orden de alejamiento.
Octubre de 2011
José Bretón Gómez mata a su hijos, Ruth, de 6 años, y José, de dos, en la finca de sus padres en las Quemadillas (Córdoba), e incinera sus cuerpos como venganza contra su ex esposa Ruth Ortiz, que le había pedido la separación días antes. Bretón, que siempre negó la autoría, fue condenado en julio de 2013 a 40 años de cárcel.
13 de diciembre de 2011
Encuentran los cadáveres de dos menores, una niña de 11 y su hermano de 5 años, en un piso de Santa Cruz de Tenerife. Encontraron también a su padre herido, al que ingresaron en un psiquiátrico, y detuvieron a la madre.
12 de abril de 2013
Un hombre mata a sus dos hijos, un niño de 14 años y una niña de 5, y a su suegra en su casa de Manzanares (Ciudad Real) y luego se suicida.
22 de septiembre de 2013
Aún pendiente de juicio, pero ambos progenitores acusados de dar muerte a su hija adoptiva de origen chino, Asunta, de 12 años en Santiago de Compostela.
6 de octubre de 2014
Detienen a un hombre acusado de matar a cuchilladas a sus dos hijos -una joven de 20 años y un menor de 16- en su domicilio familiar en Ubrique (Cádiz).
21 de noviembre de 2014
Muere en Zaragoza una niña de tres meses, presuntamente asfixiada por su madre, una mujer marroquí de 27 años. El día 3 de diciembre, la madre ingresa en prisión acusada de asesinar a dos de sus hijas -la niña muerta el 21 de noviembre y otra, también de tres meses, en 2011- e intentarlo con otra, en 2013.
27 de noviembre de 2014
Un hombre de 55 años, vecino de la localidad asturiana de San Juan de la Arena, mata a sus hijas de 7 y 9 años y se suicida arrojándose desde un viaducto.
15 de julio de 2015
Un bebé de 15 días es encontrado vivo en un contenedor en Mejorada del Campo (Madrid). La madre fue arrestada poco después como presunta autora, y la policía investiga si pudo deshacerse de otro recién nacido hace aproximadamente dos años.
31 de julio de 2015
Un hombre mata a sus dos hijas de 4 y 9 años e intenta suicidarse en Moraña (Pontevedra).
5 de agosto de 2015
Un hombre, de 61 años, nacionalidad española y origen uruguayo, que mató supuestamente a tiros a su pareja, de 45 años, nacionalidad española y origen bielorruso, y a los dos hijos de ambos, un niño de 10 años y una niña de 7, en su casa familiar de Castelldefels, suicidándose posteriormente.

 

 

¿Crimen pasional?

ArboTodo apunta a que se trata de un asesinato doble sobre el que se barajan distintas hipótesis, entre ellas, un posible crimen pasional.La Voz de Galicia.

A estas alturas de la película hay quien habla de “crimen pasional” en vez de crimen “machista” o de violencia de género.
Me pregunto que tendrán algunos en la cabeza…

Y para terminar de rematarlo, algunos medios publicaban esta foto, a todas luces inadecuada, del presunto asesino. Me pregunto quién se la facilitaría o de donde la sacarían.

¿Psicólogos de emergencias o buceadores?

Curioso titular y fotografía… que nada tienen que ver con lo que luego se dice.

“Un equipo de psicólogos se suma a la búsqueda del niño desaparecido en Tomiño”

Se supone que los profesionales de la Psicología atienen a la familia del chico desaparecido y no que “se suman a la búsqueda”.

Consecuentemente, la fotografía donde aparecen 5 submarinistas nada tiene que ver con el pie de foto ni con el titular de la noticia.

equipo-psicologos-busqueda-desaparecido-Tomino_EDIIMA20150627_0171_4

 

http://www.eldiario.es/politica/equipo-psicologos-busqueda-desaparecido-Tomino_0_403159894.html

Estrés por incidente crítico

El estrés por incidente crítico

Los incidentes críticos que sufren las personas en situaciones de emergencia y de catástrofe también pueden afectar a los profesionales de la emergencia que les ayudan.

Comprender las reacciones normales en situaciones estresantes, saber cómo manejarlas y tratar los síntomas cuanto antes, puede acelerar la recuperación y evitar problemas a largo plazo.

 

Las personas que trabajan en emergencias y que experimentan un alto grado de estrés no son los mejores jueces para evaluar su propia capacidad de aguante.

 

 

 

Desgaste por empatía

La capacidad de compasión y empatia que el profesional mantiene en su trabajo con supervivientes de situaciones traumáticas puede llevarle a suponer un problema cuando no logra distinguir entre su propia realidad y la de la víctima traumatizada, implicando un estado de agotamiento que puede llevar a dejar de ayudar de manera empática a las personas afectadas.